Mi experiencia como Enacter de la Universidad Rafael Landívar Campus Zacapa

 

 

Formar parte de Enactus me dio la oportunidad de crecer como persona, de descubrir mi lado más humanitario, sin importarme que los demás me digan cosas como que solo a perder el tiempo voy o que no me dan ninguna remuneración económica, porque al final de cuentas lo que a mí me da más satisfacción  es que soy de las personas que estamos haciendo la diferencia en nuestro país, y que no soy parte del grupo que se queda de brazos cruzados ante la realidad nacional.

Sé que integrarme al equipo fue la mejor decisión que pude haber tomado, ahora Enactus ya forma parte de mi vida y que los amigos que he cultivado en el transcurso de las experiencias vividas estarán a mi lado siempre. 

Enactus me enseñó que no debo rendirme ante las dificultades que se me presenten y que siempre debo de ver hacia adelante y enfrentarme a los desafíos. Como bien dice Paulo Coehlo: “Sólo una cosa convierte en imposible un sueño: el miedo a fracasar”.

No debemos de dejar de soñar, pero sobre todo debemos de despertar de esos sueños y ponerlos en práctica para que su realización sea pronta y satisfactoria y que con nuestros sueños seamos capaces de mover el mundo. Esforzarnos día a día para que esos sueños que anhelamos se cumplan porque lo que más nos cuesta en esta vida es lo que con el tiempo más se valora.

Vidal Sassoon dijo: "El único lugar en el que éxito viene antes que trabajo es en el diccionario" y solo con esfuerzo, trabajo, perseverancia, dedicación y esmero lograremos cumplir nuestras metas. Porque "Hay tres cosas en la vida que no se puede perder: la esperanza, la paciencia y la honestidad".